Cómo una librería familiar está prosperando en el mundo durante la pandemia

“¡Qué bueno que reabrieron!”, una mujer local exclamó con alegría mientras entraba a la librería italiana.

Libreria Lauri, ubicada en Via dei Faggi, Italia, es una librería con raíces profundas, transmitidas a través de tres generaciones de la misma familia durante 55 años. El negocio había sido cerrado debido a la pandemia de la COVID-19, y su cierre fue doloroso para aquellos que dependen de él para noticias, entretenimiento y como un lugar para intercambiar historias e ideas.  Cuando abrieron de nuevo en abril, fueron recibidos cálidamente por la comunidad a la que sirven. 

La librería comenzó como el sueño de un trabajador de almacén que ahorró cada centavo hasta que tenía suficiente para un pequeño espacio comercial. A medida que el negocio de los libros despegó, Libreria Lauri se trasladó al espacio mucho más grande en el que se encuentra actualmente. Libreria Lauri es actualmente propiedad de Anna di Marco, hija del propietario original, y la opera con la ayuda de su propia hija Luana.

Las librerías independientes estaban teniendo dificultades incluso desde antes de la pandemia. Antes eran lugares donde la comunidad podía reunirse, recomendar libros, charlar y tal vez encontrar su próxima historia favorita. Sin embargo, los cierres de la pandemia y el crecimiento del comercio electrónico han obstaculizado el modelo de negocio en persona. Luana nos dice: “Las personas ya no se detienen a conversar como lo hacían antes de la pandemia. Preguntan cuánta gente hay dentro de la tienda antes de entrar porque tienen miedo de los lugares concurridos”. 

Afortunadamente, Luana no es solo una amante de los libros, sino que también es una ávida compradora de Wish. Un día del año pasado, notó que un artículo codiciado estaba disponible localmente a través de la función de Recogida Inmediata de Wish Local. Compró el artículo rápidamente y corrió a la tabaquería del vecindario para recoger su pedido, el cual estuvo listo en 5 minutos. Luana cuenta: “Pregunté al dueño de la tienda [de tabaco] cómo obtuvieron acceso al programa. Me explicaron todo amablemente y cuando regresé a casa, ¡me inscribí inmediatamente!” Y así, Libreria Lauri se unió a la familia de Wish Local. 

Antes de la pandemia, la librería disfrutó de Wish Local y del gran influjo de tráfico peatonal de los clientes de Wish. Luana dice: “Comenzamos a recibir pedidos para recogidas y nunca nos detuvimos. Después de unos meses, Envío a Tienda se convirtió en nuestra fortuna. En menos de un año, abastecimos más de 2,000 recogidas”. Ella estima que el 30% de los clientes de Wish terminan comprando libros cuando llegan a recoger sus paquetes. 

A pesar de los retos planteados, la familia di Marco está decidida a reinventar su negocio para adaptarse al cambiante clima económico. Al unirse a Wish Local, Libreria Lauri pone sus productos frente a una red más amplia de clientes locales y digitaliza su negocio minorista. La tienda está comenzando a experimentar con vender sus productos en línea a través de Vende en Wish para atender a aquellos que prefieren evitar hacer compras en persona durante la pandemia. “Solo esta mañana, subí nueve SKUs nuevos”, Luana exclama orgullosa.

Libreria Lauri está aquí para quedarse, porque ninguna pandemia o experiencia en línea podrá destruir la magia de una librería física. Luana lo dice mejor: “Leer, dibujar y colorear es lo que un niño puede hacer para imaginar un mundo mejor… Podemos darles sueños. En cada libro hay un sueño por vivirse.”